27.8.07

Comentarios sobre: Politica da Vivenda en Betanzos.

En poucos días teremos publicado un Informe sobre politica urbanistica en Betanzos. De momento e para que os nosos lectores máis impacientes vaian quentando "motores", engadimos unha ilustración do estado no que van quedar centos de familias como os pagos das Hipotecas non deixen de medrar.
Como o Informe que imos publicar vai dar moito que falar, xa podedes ir a percura de argumentos para discutir. Avisamos que este Informe vai ser anónimo porque así alimenta o "morbo" dos que andan trás dos culpabeis, e que non será unha declaración politica do Ateneo. Seguro que nos vale como texto para traballar e discutir, e se cadra empezaremos a denunciar nón só casos concretos de especulación urbanística senon certos modelos de "progreso".
Non deixedes de entrar a poñer a vosa opinión. En poucos días.....

20 comentarios:

Patricia dijo...

Suso pedir�ache por favor que no publiques outra isidrada mais, espero que sexa un informe nacido dende a neutralidade e non dende o rencor pol�tico para as� poder participar no debate.

Anónimo dijo...

Suso,non teras algun informe sobre o estado metal de alguns internautas betanceir@s?

Anónimo dijo...

Non tardaste moito D.anonimo. Sí teño un informe sobre o estado "metal". Pero é loxicamente moi "Heavy".

Anónimo dijo...

Pobre Susiño. Ser administrador do blog ten estas cousas. Vante responsabilizar de todo, ata dos comentarios.

Anónimo dijo...

Non importa. Como lle rezo moito a San Buenaventura, seguro que me da forzas para continuar.
De momento estouno pasando ben. Non esperaba eu tanto exito "mediatico".
Faime gracia o das Isidradas, porque de momento o tal Isidro non escribiu nada, pero algúns ven phantasmas por todos lados. O que seguro que vai traer cola vai ser o Informe, porque como nesta Vila todos teñen intereses inmobilistas, perdon inmobiliarios, pois todos pensarán que foi este o foi aquel.
Unha aperta.

Suso. Adminsitrador do blog, e proximante "martir de la causa".

Suso García dijo...

Estimados "tertulianos". Insisto que non sei porque razón non me deixa publicar comentarios no Informe da Vivenda. O mellor algun blogonauta é tan amable de mo explicar.
Pois ben. Ahí tedes o informe. Por favor, antes de poñer nada hai que leelo.
Moita saude e cabeciña.

apuntador dijo...

explícanos, suso, cómo se puede incidir en la política de vivienda a través de la gestión del suelo sin plan general. tu famoso informe hace aguas a la vista de cuestiones tan elementales como esa.
Otra cosa es que se quiera hacer demagogia como la del CxB en el pleno de ayer pretendiendo cambiar el planeamiento sobre la marcha porque no les gusta algo que se pueda hacer por ser conforme con el planeamiento. Opción muy legítima también pero algo tramposilla, no?

Anónimo dijo...

Mejor explica tu, que pareces inmerso en la politica municipal cuantos años necesitan los politicos para aprobar un plan general.
Jose A.S.

Anónimo dijo...

Que "IN-TE-RE-SES" pode haber para que non se aprobe un plan xeral, ou para que se tarde en aprobar?
Sin estar de acordo co autor co que sería "unha política de vivenda deseñada desde a esquerda" (iso e outro tema), felicitoo porque me parece o mellor análise que se fixo sobre a vivenda en Betanzos. Ainda así, recomendo entrar na páxina do concello de Marinaleda (Sevilla), para ver "outro tipo de política" sobre o mesmo tema.
Salud. M. Calo

pepe dijo...

Mucho me temo que como apunta el articulista, la parte más gorda del problema no se arregla desde los concellos. Este es uno de esos asuntos que no se pueden dejar en manos privadas, como la energía o el transporte. Antes se decía que no se podía especular con el hambre del pueblo. Ni con el derecho a la vivienda tampoco. Ni con el futuro del planeta. Si lo primero es el negocio, no la satisfacción justa de las necesidades básicas, todo lo que se legisle y se haga no va a servir de mucho. No se puede servir a dios y al dinero. Por mucho que se empeñen los neoliberales, la ley de la oferta y la demanda ni regula ni equilibra los mercados. Y si alguna oportunidad de funcionar tuviera esa ley, ya se encargarían los poderosos de hacer la letra pequeña a su medida. Ya se sabe, quien hace la ley, hace la trampa.
Y mientras tanto ¿Que hacer?
Si la crisis que se avecina es tan dura como algunos pronostican, las ideas de hoy a lo mejor ya no sirven para mañana...Excepto una: frenar la especulación.

Anónimo dijo...

Debo superar esta dualidade se ser administrador do blog, e o mesmo tempo querer opinar dando a miña interpretación.
Como administrador que non autor dos traballos que publicamos, ainda sigo sen saber porque esa insistencia de poñer o meu nome e dar resposta a cousas non escritas por min.
Pero como non podía ser doutro xeito tamen teño as miñas opinions, e teño que decir que comparto a analise que se fai da situación da Vivenda, pero non tanto as solucions propostas.
E curiosamente (par que vexades que non somos un partido de opinión unica) tampouco comparto co meu amigo Pepe, cando lle quita competencias aos Concellos nestes asuntos. Eu penso que os partidos de Goberno nos Concellos non poden saltarse a Lei, pero sí teñen capacidade cando menos de opinar como darían eles solucions aos problemas dos seus veciños. E isto habería que aplicalo a Vivenda, ao Paro etc. Que as competencias nestas materias dependan da Xunta ou do Goberno Central, non quita da sua responsabilidade, cando menos politicas. Ou acaso todos os Concellos son iguáis. Neste caso tanto dará un alcalde do PPP que do ZPZ.
Non. O que este traballo din con datos é que non existiu politica de esquerdas nos ultimos 25 anos, e que o Ladrillo, as Inmoviliarias, A especulación,O feismo, a destrucción deuse por igual con uns e con outros. E isto nón é un mal exclusivo de Betanzos.
Por tanto, se a Realidade é a que é. O Debate debería ser AS ALTERNATIVAS.
o autor do texto propón algunhas. Discutamos se son as correctas, ou tamen existen outras.
Aquí non é si no Pleno este ou aquel fixeron así ou asá, porque narealiade ningúen se plantexou modificar a politica de Vivenda.

Saude.
Suso

Anónimo dijo...

Suso te voy a decir una cosa y me gustaria que entre tu y el resto de visitantes de este blog me dieseis una respuesta.
La semana pasada fui a ver un piso que estaba en venta en Betanzos y el cual me interesaba, despues de pasar mas de una hora hablando con el vendedor( por cierto, empleado de una conocida inmobiliaria brigantina), me empez� a hablar de las vistas del piso y de los terrenos aleda�os al edificio, el vendedor parec�a entusiasmado en intentar convencerme de que a los alrededores del piso no se iba a construir ning�na otra obra, yo le preguntaba como estaba seguro de eso y el me contesto que el nuevo plan general que esta a punto de aprobar la xunta declaraba zona verde dicho terreno, yo le dije que como sab�a eso, y el me contesto que hacia 15 d�as en el aynutamiento le hab�an dado una copia del plan xeral.
No te puedes imaginar la cara de tonto que se me quedo cuando me abri� una carpeta y de dicha carpeta me saca la citada copia, todo sea dicho, pertenec�a a la zona que el ten�a la obra en venta y desconozco si tiene en su propiedad mas copias de dicho plan.

No estoy seguro, pero creo que esto se llama prevaricaci�n, no? Como esto puede sonar un poco burlesco o de otra manera, que sepas que si estas interesado en creerme tu o algun otro os puedo facilitar la direccion del piso y veais con vuestros propios ojos lo que � visto yo.

Lo mas triste no esque el pp aproveche su estancia en la alcald�a paa esto, sino que los que promet�an claridad y transparencia callen y permitan actitudes coma esta.

Anónimo dijo...

En canto a este ultimo caso. Supoño que debe ser "prevaricación". Non sei(?) se estas cousas das que falas, antes non pasaban. Costa creelo.Normalmente os politicos utilizan os seus privilexios para ter información para sí e os seus amigos.E unha maneira de manter as redes "clientelistas".
Estamos esperando a que apareza algún defensor da politica Urbanistica feita nos ultimos anos. Non debe ser moi facil defender estas cousas agás polo lado economico (que algún levou uns cartiños faciles).
Haberá que esperar a ver a proposta dos actuáis. Non creo que vaia a cambeear moito. Unicamente os nomes dos beneficiarios.Oresto seguiremos a sufrir as consecuencias.
As concesions de alturas excesivas, a destrucción de ruas que deberían ter sido protexidas, de camiños de pedra que hoxe son calexas emparedadas en cemento,de construccions as beiras dos ríos....
Se cadra alguén poida darnos un exemplo de mellor facer.Seguro que algunha vila nos pode valer de exemplo.
Outro tema relacionado e que espero que no futuro xenere un debate, é a recuperación do Casco Vello e a súa peonalización.Eu creo que foi unha boa idea dos anteriores concellerios do BNG e que faltoulles tempo e posiblemente outro enfoque.
Xa vedes que hai asuntos dabondo para introducir e debater.
Suso.

Anónimo dijo...

O Sr Calo, apuntou algo de Marinaleda:
Por un urbanismo solidario
J. Manuel Sánchez Gordillo
CUT-BAI


En esta hora en que el ruido de los escándalos suenan por todas partes con la corrupción ya cuasi estructural como fondo creo que es la hora de reivindicar para que se ponga en marcha el urbanismo solidario.

Para profundizar en las causas de la corrupción urbanística galopante que nos rodea y nos ahoga por todas partes no sería malo recordar una verdad elemental que en estos momentos olvidamos con gran facilidad: cual es que es actual sistema económico y de desarrollo que genera el capitalismo sitúa en el altar supremo y como valor indiscutible el ganar el máximo de dinero en el mínimo de tiempo y, sea como sea, y a costa de lo que fuere.

Cuando el Dios y el valor supremo es el ganar dinero ya no importa como este dinero se obtiene, ya sea mediante el tráfico de drogas, el tráfico de armas, la guerra, la especulación del suelo o la pura y dura destrucción sistemática de la naturaleza.

Por tanto habrá que sacar una consecuencia elemental: el sistema capitalista, en sí mismo, es una gran fábrica de corrupción puesto que su mandamiento primero es el beneficio privado sin límites y a cualquier medio.

Por tanto, a nadie le debería sorprender que en el Estado Español suceda lo que está sucediendo: que las grandes constructoras con la ayuda o la acción directa del capital financiero está poniendo en marcha una corrupción escandalosa con una necesidad elemental del ser humano como es contar con el suelo donde poder edificar su propia vivienda.

Creo que habría que subvertir radicalmente esta filosofía del actual orden establecido que en su afán por ganar dinero entra de lleno en el terreno de las necesidades humanas más elementales y las convierte en negocio: la cultura, el suelo y la vivienda, la tierra para comer o la medicina con la que nos tenemos que curar.

Como hipócritas nos rajamos las vestiduras cuando oímos los escándalos realmente miserables que se producen en Marbella, la casi totalidad de la costa, los alrededores de las grandes ciudades, la sierra de Madrid, la huerta valenciana o el último pueblecito del último rincón de nuestra sociedad.

No deberíamos sorprendernos cuando la tierra para edificar se ha convertido en una mercancía que se compra y que se vende y que, por lo tanto, se especula cuanto más mejor.

Las condiciones están dadas para la corrupción urbanística, al igual que para otras muchas corrupciones que irán saliendo a la luz en la medida que a los caza-plusvalía millonaria les interese o huela la posibilidad.

Las grandes constructoras lo tienen claro: el negocio consiste en comprar suelo rústico a 500 ptas. el metro cuadrado, buscar la recalificación de ese suelo y multiplicar no sé cuántas veces por 1.000 el valor de ese suelo una vez que lo hemos convertido en urbano o en urbanizable.

Quienes piensan solo en ganar dinero no se van a parar en trabas legales. Basta forzar la ley mediante el soborno de unos ayuntamientos al borde de la bancarrota que están deseando encontrar un rey Mida que le permita hacer los grandes proyectos que por sus propios recursos financieros raquíticos les son imposibles.

Eso en el mejor de los casos. También hay sin vergüenzas como la copa de un pino, que el dinero que le ofrecen las grandes constructoras no lo emplean para obras de interés general o mejoras de infraestructuras de su pueblo, sino que ,aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, se lo llevan a sus bolsillos a Andorra o a Suiza o se compran los grandes caprichos de su vida.

Pero también hay que decir que todos los planes urbanísticos, modificaciones o PGOU's tienen que ser aprobados por las Comisiones Provinciales de urbanismo, que son competencia de la Junta de Andalucía, Extremadura o Cataluña. Y decir también que la corrupción ha sobrepasado con mucho estos entes a veces metidos a nivel de directores generales o consejeros hasta los tuétanos.

¿Qué hacer ante esta situación?

Dejar de lamentarnos, de mirar para otro lado o poner en la picota única y exclusivamente a los ayuntamientos con lo que de camino nos cargamos la pobrísima autonomía local, cosa que me parece un auténtico disparate.

Lo que se debería hacer es:

1.- Una nueva Ley del Suelo por la que todo el suelo urbanizable deje de ser una mercancía y se convierta en un derecho, pongamos por caso, del pueblo andaluz o de la humanidad.

El suelo rústico cuando en los PGOU´s pasen a ser urbanizables serán públicos, se pagarán a los antiguos propietarios como rústicos, puesto que así los cotizaba en hacienda y los ayuntamientos que dispongan de ese suelo barato tendrán que facilitar ese suelo al mismo precio que los compraron para la construcción de viviendas.

Es decir, con el suelo nadie podrá hacer negocio, puesto que será un derecho ciudadano que venga a cubrir una necesidad humana básica como es la de disponer de un techo.

De esta manera, no hay especulación que valga. Los ayuntamientos, las comunidades autónomas o el Estado o las cooperativas podrán hacer viviendas públicas, baratas y dignas y sobre todo al alcance de las personas concretas que las demandan.

2.-Nueva Ley de las Haciendas locales que permitan a los ayuntamientos disponer de la fuerza económica suficiente para no dejarse tentar por ningún especulador o corruptor, y atender a los servicios crecientes que han asumido su competencia absoluta pero sin un duro para llevarlas a cabo.

Llevan muchos años los ayuntamientos solicitando una financiación equitativa al Estado del 33, 33, 33 que nos equipare a Europa, y sobre todo, que permita al poder municipal el más cercano al ciudadano realizar sus tareas con solidaridad, ética y eficacia.

Hace falta una descentralización con competencias pero también con dineros para que los ayuntamientos puedan cumplir con su función, con la necesaria participación ciudadana para realizar los proyectos que los distintos pueblos y ciudades demandan, y demandan con justicia.

Dos simples leyes son suficientes. Leyes audaces, valientes pero imprescindibles para que la ética llegue porque todo lo demás no son más que cuentos y zarandajas.

Nosotros, desde Marinaleda, a pesar de no contar con esas dos leyes que hoy reclamamos más que nunca, hemos puesto en marcha un proyecto de urbanismo solidario que se viene realizando desde hace ya unos años y que ha consistido:

• El ayuntamiento mediante compra o expropiación se ha hecho con una gran bolsa de suelo.

• Ese suelo se le ofrece al auto constructor totalmente gratuito.

• El ayuntamiento mediante un convenio con la Junta de Andalucía le facilita al auto constructor los materiales también gratuitos.

• El ayuntamiento pone los técnicos y el arquitecto municipal al servicio de este proyecto de auto construcción.

• El auto constructor pone su trabajo desde que comienzan hasta que terminan las viviendas.

De esta manera hemos construido 300 viviendas con 3 habitaciones, azotea, cuartos de baño y un patio de 100 metros cuadrados… y el auto constructor sólo tiene que pagar lo que él mismo mediante asamblea de vecinos ha decidido que en este instante es de 2.500 ptas. al mes.

Esto demuestra que es posible que el urbanismo sea realmente solidario si se ponen la voluntad política, la ética y los medios que tengamos a nuestro alcance al servicio de las personas y no del beneficio egoísta de un puñado de desaprensivos.

No es una utopía. No es un cuento de hadas. Es algo que se puede y se debe venir a comprobar, y que, desde luego, se puede hacer.

Lo que me da una rabia infinita es que teniendo tantos medios a nuestro alcance los despilfarremos tan disparatadamente.

Y es que la economía debe estar al servicio del conjunto de los seres humanos y no al revés.

Anónimo dijo...

Suso:
Eu iría por algo como o que promoven a Federación Uruguaya de Cooperativas de Vivienda por Apoyo Mutuo.
Bonito nome que ten detrás esta web:

http://www.fucvam.org.uy/

Anónimo dijo...

¡Atentos!. Hay noticias fiables de que la antigua
coalición (¿) PSOE-BLOQUE (con AVAL de CxB) presentará en breve un contra-informe, en el cual, con planteamientos CIENTIFICOS, demostrará que la política gestionada por ellos, tanto en vivienda como en urbanismo, fue la POLITICAMENTE CORRECTA, y que lo de Marinaleda y Uruguay (al igual que otras experiencias, entre ellas las que propone el autor) son cosas de rojos, marxistas, anarquistas, utópicos........

Anónimo dijo...

No xornal "Betanzos e a súa comarca" de Setembro de 2007, aparece na paxina 6 un articulo adicado a este bloq e a este Ateneo.
Falan de nós.
Esto promete.

Anónimo dijo...

o ARTIGO AMOSA ALGO DO QUE PASA, pero non explica o porqué.
A vivenda é unha mercancía, por moito que se falen de dereitos e políticas sociáis.O intervencionismo municipal ou estatl só sirve para cubrir os flancos do control social do gran negocio inmobiliario: que non haxa grandes masas de desheredados e proletarizados sen un teito, afiando os dentes e o resentemento cara aos poderosos e os seus compinches expertos en boas palabrase demagoxicas.
Os concellos sacan pasta a mansalva co negocio, e desa pasta unha parte vai para partidos e os seu personal dirixente , como é de vox populi.
A banca saca beneficios a esgacha.E todo elo xenera unha inmensa rede de interees pequeno burgueses que como moito chega a queixarse de un dano particular, dun atropello concreto, pero que non cuestiona, por interés de clase, ás causas do problema.
Con estos bimbios só pode sair un cesto cas caracetrísticas do urbanismo feroz que coñecemos.
Anos e anos de promesas de todo tipo, de gobernos municipais monocolores, de esquerda ou dereita, de coalicións, ca presencia de independentes que din sempre que van rexenerar a situación.. e todo vai como vai.
Non é dende as ilusións no municipalismo e na democracia como se pode limitar este panorama.A solución non é compatible co sistema mundial capitalista.
A loita pola vivenda non é algo alleo á loita polos medios de vida, polo salario, i estamos como estamos.. pèro eso sí, eu podo pedir unha hipoteca, un banco pode negarma, podo ir a outro, e de pso, camiño e ando..Glorioso.
Otto Más.

Anónimo dijo...

Algunas consideraciones sobre el mercado de suelo urbano

La escasez es la base de la riqueza en cualquier mercado, sea esta una escasez real o artificialmente provocada.

Valor del suelo y localización

Precios y Mercado

El precio de una mercancía cualquiera esta compuesta por varios factores. En primer lugar el precio depende del coste de las materias primas necesarias para su producción y el coste de la maquinaria, lo que se conoce como capital fijo. Al valor final de una mercancía se le añade el trabajo invertido por el hombre en transformar u obtener el producto, lo que se conoce como capital variable. Este capital variable que se añade al precio final de una mercancía, esta compuesto a su vez por el salario del trabajador y las plusvalías que genera. Esto en base a la teoría del valor desarrollada en la economía clásica.

El inmueble es una mercancía producto de la inversión de capital, capital fijo y capital variable, sin embargo también es un tipo de capital en la medida que genera plusvalías por sí mismo. Marx, en el primer tomo de El Capital, denominó a este tipo de capital “capital fijo de tipo independiente” (viviendas, dotaciones publicas e infraestructuras) en tanto que no es un medio de producción directa, su circulación no esta supeditada a los beneficios, sino que basta con que genere intereses.

Por otro lado el precio y la producción de mercancías están sometidos a las variaciones de la oferta y la demanda. La existencia de una demanda creciente de un producto debería conducir, si hay disponibilidad material para ello, a un aumento de la oferta, aumentando el stock de los vendedores o el número de los mismos. El aumento de la demanda elevaría los precios, la atracción de nuevos productores volvería a conducirlo a su precio natural, aquel en el que el empleo de las fuerzas productivas es optimo (trabajo humano, maquinaria y materia prima). De igual forma el descenso de la demanda, reduciría el precio de la mercancía y la retirada de algunos productores o la disminución de los ritmos de producción volvería a ajustar los precios a su estado óptimo. Esto siempre según la teoría económica liberal de los mecanismos del mercado.

El modelo ideal del mercado puede darnos una idea aproximada de su funcionamiento. Sin embargo no llega a ajustarse a la realidad en prácticamente ningún caso. Dado que el nivel de información de consumidores y productores varia, y la posibilidad de acaparar grandes cotas de mercado otorga a determinadas empresas la posibilidad de modificar los precios, este auto ajuste del mercado a su precio óptimo no se da en la realidad.

El Precio del Suelo y la Vivienda

El precio final de una vivienda se compone en gran medida por el precio del suelo. Este no puede ser considerado como una mercancía cualquiera. Mientras el precio de la vivienda, segregado del suelo, responde en gran medida a las leyes que hemos mencionado, el suelo funciona de una forma muy particular. El suelo cuenta con una serie de ventajas como mercancía, no necesita ser transformado para ser vendido ni para aumentar su valor, no necesita tampoco mantenimiento y puede conservarse sin coste alguno y sin perder valor. Sin embargo la propiedad fundamental del suelo en relación con su precio es su especificidad, cada metro de suelo es único en su ubicación y en su relación espacial con otros puntos lo que le otorga una ventaja monopolística que puede ser empleada y es empleada por los gestores inmobiliarios.

La cuestión de en base a la que se fija el precio del suelo, que viene a ser en base a lo cual se distribuye en el mercado, ha sido tratada una y otra vez por la geografía y otras ciencias. Von Thünen en 1826 concebía la ciudad como un mercado destinado al comercio de productos agrarios, de una región agrícola a la que prestaría servicio. Se trata de un modelo bastante adecuado para una región donde el sector primario fuese el preponderante. La proximidad a la ciudad, de la producción agrícola reduciría el coste de transporte de los productos por lo que los agricultores competirían por cultivar los suelos más próximos a la ciudad. El transporte juega aquí una función primordial en la explicación, en lo que se va a denominar sustitución de renta por costes de transporte, una idea que volverá a repetirse una y otra vez en los diferentes modelos que han intentado explicar la distribución de las rentas del suelo en el espacio. El mayor o menor valor del suelo en base a su ubicación espacial viene a denominarse “renta de situación”

La distribución concéntrica de los precios del suelo es otra idea que se repite y que se ajusta bastante a la realidad. McKEncie (1933) veía el centro urbano como dominador de unas áreas de mercado done el mas elevado precio del suelo coincidía con el centro dominante. El efecto de polarización describe, ni más ni menos, el proceso acumulativo de las economías capitalistas. Si embargo tenemos en cuenta que en una ciudad pueden localizarse mutiles centros. De ello dieron cuenta en su momento Harris y Ullman (1959). En la línea de los economistas clásicos R. Hurd (1903) afirmaba que el valor del suelo dependía de la proximidad a un centro o a determinados ejes de comunicación. La venta del suelo dependería en este caso de la localización y la localización óptima es la más próxima al centro o nodo al que se necesite acceder.

Dentro de la ciudad los habitantes desearan situarse cerca de su lugar de trabajo o de consumo, de esta forma los que deseen vivir allí habrán de pagar más por la reducción del coste de transporte. Es lo que Ma Haig en 1926 denomina “coste de fricción del espacio“, el vecino busca reducir el gasto de fricción que son la suma de la renta y el coste de transporte. La gran demanda de suelo en lugares centrales multiplica el precio del mismo. Esto tiene dos consecuencias evidentes pero fundamentales para el estudio del suelo urbano. La primera que las familias tienen que sustituir rentas por costes de transporte con arreglo a su capacidad financiera, lo que implica una cierta segregación social en el espacio. Por otro lado, la densidad aumenta conforme el valor del suelo se eleva. De esta forma el suelo funciona como un mercado, y como tal, el recurso es asignado según se obtengan los mayores beneficios. Ely y Wehrwein (1928) dan cuenta de cómo las actividades que no reportan beneficio suficiente son desplazadas debido a la competencia. Lo mismo es aplicable a los grupos sociales, con lo que D. Harvey vine a denominar “ocupación secuencial del espacio”. Existe una preferencia de ciertos grupos sociales sobre otros a la hora de elegir ubicación en el mapa de una ciudad, ante un número limitado de viviendas cuanto mayor es el poder adquisitivo de un grupo, antes se escoge, consecuencia de la condición monopolista de la propiedad del suelo. La cuestión sería entonces, aceptado lo anterior, cual es el beneficio que ofrece este centro o centros en la ciudad en torno a la cual se alcanzan los mayores valores. Anteriormente podría tratarse del lugar de trabajo, pero la deslocalización industrial y la flexibilidad laboral casi descartan hoy en día esta opción. Se trata en mayor medida del centro de consumo o de actividades gestoras centralizadas, centros financieros, administrativos y de consumo. Los centros históricos y culturales son también señalados por RH Nelson en 1972 como lugares centrales sobre los que podría volcares la demanda de viviendas en un momento dado. Otros factores relacionados con el precio del suelo serían la presencia de determinados grupos sociales ya establecidos y la calidad de equipamientos y edificaciones que al fin y al cabo son dos factores íntimamente relacionados.

En resumen, lo principales factores que hacen variar el precio del suelo en una ciudad son: Por un lado la distancia y accesibilidad en relación con áreas centrales de diferente categoría y jerarquía, en base a la sustitución de rentas por costes de transporte. Por otro el nivel social previo de la población y la edificación existente. No hemos mencionado no obstante la especulación con el suelo y este como bien de inversión, lo que bien puede alterar y altera los precios del suelo. Este hecho juega un papel fundamental hoy día y esta íntimamente relacionado con la revalorización de determinadas zonas. La escasez de la mercancía es la base de la riqueza en un mercado dado. Esta escasez, así mismo, puede ser real o provocada artificialmente. La vivienda hoy día es un buen ejemplo de este último caso

Especulación Inmobiliaria

“Especulación” es un término con sentido peyorativo que describe la operación consistente en efectuar transacciones comerciales o financieras, con la esperanza de obtener beneficios en las variaciones de los precios. El economista José Manuel Naredo lo define de una forma mucho más clara y didáctica como el acto de “revender con beneficio” (NAREDO, J. M., 1998). La especulación se ejerce entorno a la compra y venta de cualquier categoría de bienes: de consumo, primeras materias, títulos, valores, divisas, etc.… las únicas condiciones que se requieren para dar cabida a la especulación son que los precios de tales bienes presenten variaciones en el espacio y en el tiempo superiores al coste de las operaciones especulativas. Lo que viene a decir que la especulación puede ejercerse sobre cualquier objeto con el que podamos comerciar, siempre que lo vendamos a un precio superior al que lo compramos. La particularidad que hace cotizar estas mercancías siempre en alza es su carácter único, no se trata de mercancías que se puedan producir en serie, sino objetos con una especificidad única. En el caso que nos ocupa, los bienes inmobiliarios, las parcelas de suelo poseen características especificas, que las diferencian de otros tipos de mercancías que son producidas en serie, pues el suelo“(…) no puede ser trasladado, tiene una localización fija, lo que confiere privilegios monopolistas al propietario” (HARVEY, D. 1977, pp. 163-165). La especificidad del suelo es una característica que comparte con otras mercancías objeto de especulación, como las obras de arte o las antigüedades. Sin embargo, el suelo, tiene a demás otras ventajas sobre el resto de mercancías, nadie puede prescindir de un espacio para vivir y producir, puede pasar mucho tiempo sin cambiar de manos, al ser algo permanente proporciona la oportunidad de almacenar riqueza (la inversión en ladrillo) y además “el suelo no requiere mantenimiento para conservar su potencial de uso” (HARVEY, D. 1977, p. 165).

Podemos distinguir por importancia dos grandes tipos de especulación, la especulación financiera y la especulación con los inmuebles o especulación inmobiliaria. La primera consiste en la reventa de activos financieros de empresas (títulos, valores, divisas,…) y la segunda en la reventa de inmuebles tratadas ambas, aplicados al caso español, por José Manuel Naredo (NAREDO, J. M. 1998). Las transacciones financieras que se dan en las bolsas de todo el mundo son en gran parte operaciones especulativas, gran parte del VAB de los países mas desarrollados proviene de actividades no productivas . Cuando la crisis y la inestabilidad alejan a los inversores de la bolsa, la especulación encuentra su mejor terreno en la compra-venta de inmuebles. Los capitales encuentran refugio en la edificación y el suelo, dado que los precios del suelo suelen tener una marcha bastante independiente del resto de la economía. Al volcar los capitales sobre la vivienda, se incrementa la demanda y por lo tanto el precio de la misma, así aquellos que han comprado provocando el aumento del precio se encuentran con que sus propiedades valen mas que cuando las compraron. Han obtenido beneficio sin mediar producción. Esto se puede hacer de forma más o menos intencionada aprovechando su escasez (TAMAMES, R. 1996, p. 263). Si un comprador (un individuo o una empresa) tiene los suficientes recursos puede provocar una subida artificial de los precios de forma consciente e intencionada, al invertir gran cantidad de dinero en un espacio y un tiempo reducidos. De cualquier forma aunque otros especuladores no tengan este poder, se aprovechan del efecto de la subida de los precios de forma consciente para obtener un margen de beneficios.

La especulación inmobiliaria se realiza en primer lugar en el suelo rustico, a través de su compra a bajo coste, recalificación y venta, con grandes rentabilidades para el especulador (FERNANDEZ DURAN, 2006) La especulación con viviendas que provoca el elevado número de viviendas vacías, se tiende a producir en terrenos de elevado valor, bien en zonas estratégicamente céntricas o en ensanches dedicados a viviendas de lujo. En el primer caso la escasez de vivienda en el centro de las grandes ciudades puede hacer subir el precio del metro de suelo de forma casi ilimitada. En el segundo caso, el propietario se encuentra con las limitaciones del mercado de viviendas de lujo, que puede saturarse fácilmente como indica Capel, permaneciendo vacías largo tiempo a la espera de un comprador (CAPEL, H. 1983, p. 118). Cuando se dan grandes subidas del precio del suelo y la vivienda, de forma provocada o no, los suelos pueden pasar por muchas manos, cada una de las cuales obtiene su parte de ganancia especulativa. Cuando los precios del suelo se disparan, al ser tal la tasa de ganancia de estas inversiones, los propietarios tienen tendencia a no vender o vender solo a precios tales que no pueden pagar a menudo mas que sociedades que compran con una finalidad superespeculactiva.

Las dinámicas economicistas que se desarrollan en determinadas zonas de las ciudades modernas convierten estos elementos de reproducción (la vivienda) en medio de producción de plusvalías, perdiendo en ocasiones su utilidad original y dedicándose por completo a este nuevo uso. El valor de cambio de estas mercancías acaba actuando de forma independiente a su valor de uso, de hecho “El espacio urbano, la ciudad toda, adquiere un valor de cambio, mas importante y por encima de su valor de uso.”(CAPELL, H. 1983, pp. 20). Así el valor de uso, en ocasiones, no influye en el la finalidad que se le da a la mercancía como es el caso de las casas abandonadas o desocupadas por largos periodos de tiempo con fines especulativos. Sin embargo el valor de uso influye determinantemente en el proceso de gentrificación, siendo el factor de atracción fundamental para la invasión-sucesión de una zona por parte de los nuevos grupos sociales.

Anónimo dijo...

Moi interesante este texto anterior. Quero suliñar tres puntos:
1. Cando se elabora un Plan Xeral de ordenación urbana (PXOU), ún dos elementos que teñen en conta é o da escasez ou abundancia relatica do suelo urbanizable.
Na liña de contentar aos propietario de chán e sobre de todo, aos grandes grupos inmobiliarios, os PXOU incrementan o número de parcelas a urbanizar de xeito tímido ou abrupto, pero sempre soe darse un resultado que les manifestan ser normal: a tendencia á suba do precio do precio do solar e da especulación que se tende ao seu redor.Por tanto, decirnos que pàra facer algo a nivel de vivenda hai que estar dentro das institucións que elboran os Plan Xeráis ( ou doutro tipo particular donde os Concellos detenten competencia xuríadica para facelo), é TAMEN querer meternos nesta dinámica económica, favorecendoa.
-Espacio contra cemento.A sociedade do valor capitalista tenta rentabilizar ao máximo a compre dun solar, e os edificios medran cara ao ceo con suma facilidade, apoiados pola ténoloxía do hormigón armado , as estructuras metálicas., etc, etcO ser humán perde o contacto físico coa terra e os benficios $ tiran para o ceo tamén.O Panorama dun 75 % da poboación mundial vivindo en grandes urbes é desolador.
A especie humana debería desenrolar o seu habitat extendéndose armónica, planificada e científicamente pola superficie habitable da terra, calculando os costes ecolóxicos de tal extensión e das necesidades que ello conleva para reproducir a vida.Pero eso só pode facelo unha sociedade baseada no emprego do valor de uso con criterio de satisfacción colectiva, como especie huimana conscente e organizada, e non unha sociedade baseada no valor de cambio que se valoriza, tal como é o capitalismo.
--Da mesma maneira que se pode influenciar en facetas da vida e fo traballo dende fora das institucións do istema e das suas leises, tamén a nivel de vivenda deberíase facer o mesmo.Coñecidos son casos de concellos donde grupos de cidadans presionaron dende fora do concello á hora de tramitar un PXOU, de introducir cambios no IBI, etc.Ahí existe un caudal de experiencia que compre coñecer e discutir críticamente.
Non me extendo máis.Saude. Otto Más.